TENGO TORTÍCOLIS Y NO VOY A HACER REPOSO

TENGO TORTÍCOLIS Y NO VOY A HACER REPOSO

Una de las causas más comunes de asistencia a la clínica es el dolor cervical irradiado o no a los miembros superiores. Este dolor puede ser desde una molestia leve o sensación de sobrecarga, que suele provenir de tensión muscular, hasta un dolor muy intenso e invalidante que causa limitación de movilidad, provocado por procesos inflamatorios agudos en la columna cervical.

La existencia de inflamación se puede confirmar si la maniobra de Valsava es positiva. Esta prueba es fácil de hacer: consiste en taparse la nariz y cerrar a la boca a la vez que hacemos fuerza como para expulsar el aire. Este gesto provoca un aumento de presión local, y ante la presencia de inflamación, despierta el dolor. Esta misma maniobra la realizamos de forma inconsciente en la vida cotidiana cuando tosemos, estornudamos o incluso al ir al baño.

Es cierto que esta maniobra también da positivo cuando hay problemas discales, pero estos suelen ir acompañados de otros síntomas neurológicos.

¿PERO ENTONCES TENGO QUE HACER REPOSO?

Muy al contrario de lo que pueda parecer, el reposo para este tipo de cuadros inflamatorios, tanto cervicales como lumbares, está contraindicado. Cuanto más tiempo estemos haciendo reposo absoluto, más tardará el cuerpo en eliminar esa inflamación.

En estos casos el cuerpo nos pide movimiento, siempre con gestos controlados y por supuesto sin coger peso, ¡pero hay que moverse! Nada de empotrarnos en la cama, y aún menos en el sofá. Lo ideal es salir a dar pequeños paseos varias veces al día, hacer tareas de la vida diaria… ¡el movimiento es vida!

El tratamiento de fisioterapia en los primeros días es fundamental. Con una sola sesión  se consigue en todos los casos una mejora notable de la movilidad, y por lo tanto de la calidad de vida. Si bien es cierto que el fisio no tiene una aspiradora en las manos para eliminar esa inflamación, y que nunca se va a ir en una sola sesión, la mejora después del tratamiento es notable.

Para cualquier consulta, un dudes en preguntarnos, en clínica aljarafisio podemos ayudarte.

Buena salud para tod@s!!

TENDINITIS VS. TENDINOPATÍAS. ¿EN QUÉ SE DIFERENCIAN?

TENDINITIS VS. TENDINOPATÍAS. ¿EN QUÉ SE DIFERENCIAN?

Últimamente hay muchos pacientes que me hacen esta pregunta, porque está llegando a sus oídos que decir “tendinitis” ya no está bien dicho…y llevan razón.

Es cierto que en algunos casos (muy pocos), existe inflamación, pero esta se encuentra en los tejidos que rodean al tendón, no en el propio tendón, y suelen ser causa de procesos traumáticos agudos como roturas parciales del tendón.

Cuando una patología usa el sufijo “-itis”, se está refiriendo a un proceso inflamatorio. Se ha demostrado que los tendones son estructuras con una vascularización muy pobre, y sin capacidad en la mayoría de los casos de inflamarse.

Es por este motivo por lo que la terminología “tendinitis” se encuentra en desuso, siendo más apropiado usar “tendinopatía” como concepto más generalizado (para no equivocarnos), “tendinosis” cuando existe degeneración de las fibras del tendón, o incluso “tenosinovitis” cuando hablamos de tendones de doble vaina como por ejemplo el tendón de la porción larga del bíceps braquial, donde lo que se inflama es la vaina sinovial.

Debido también a este déficit vascular, los tendones tienen poca capacidad de “autocuración” y son lentos  en su recuperación. Toda la curación para cualquier estructura corporal llega a través de la sangre, y es por esto que en estructuras con poca vascularización, este proceso es más costoso.

“Imagen de tendinosis aquílea”

¿PERO ESTO TIENE CURA?

El tratamiento de elección dependerá en cada caso del estado del tendón, de su estructura interna, por lo que será de vital importancia la realización de un estudio ecográfico para valorar qué terapia en la más aconsejable, si es pertinente el uso de fisioterapia invasiva, o por el contrario será suficiente con un tratamiento conservador y una pauta de ejercicios.

A la pregunta de si tiene o no cura, la respuesta es que en la mayoría de los casos sí, barajándose un porcentaje de curación de aproximadamente el 85% con el tratamiento adecuado.

Para que os hagáis una idea, he llegado a tratar tendinopatías de más de 10 años de evolución con resultados óptimos…y si no que se lo pregunten a Manuel, que después de todo ese tiempo sin coger una raqueta debido a una tendinopatía en el epicóndilo (o codo de tenista), ha vuelto a jugar al tenis sin dolor.

En Clínica Aljarafisio podemos ayudarte, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para cualquier consulta.

Buena salud para tod@s!!

Formulario de contacto

Datos de contacto

Avenida de la Arboleda | local 74 | 41940 Tomares (Sevilla)

Teléfono: 955 32 35 02

aljarafisio@gmail.com

Localización

<