ESGUINCE DE TOBILLO. ESCAYOLA SI O NO

ESGUINCE DE TOBILLO. ESCAYOLA SI O NO

El esguince de tobillo es una de las lesiones deportivas más recurrentes, siendo aproximadamente del 45% en deportes como el baloncesto. Es frecuente también en el ámbito no deportivo, con una incidencia de 1 cada 10.000 personas/día. El ligamento afectado más comúnmente es el peroneo astragalino anterior (LPAA), situado en la parte externa del tobillo.

Un esguince es una distensión de un ligamento,  y se clasifica según el grado de lesión:

  • Grado I: distensión del ligamento sin rotura de fibras
  • Grado II: distensión del ligamento con rotura parcial o total del mismo. Presencia de dolor intenso, inflamación, hematoma e impotencia funcional.
  • Grado III: rotura total del ligamento con arrancamiento óseo.

Como podemos imaginar, el tratamiento según el grado de lesión es muy diferente. En los esguinces de grado III, debido a que hay afectación del hueso, se recurre a la inmovilización con férula de escayola, e incluso a la cirugía si existe desplazamiento del foco de fractura.

En los esguinces de grado I, siendo estos los más leves, se puede realizar un vendaje funcional en algunos casos, no más de 3 días, sin necesidad de descargar el apoyo sobre la pierna afectada, y tratamiento de fisioterapia. En una semana suelen estar resueltos.

La discusión se centra en los esguinces de grado II: en los servicios de urgencias se sigue inmovilizando con férula de escayola, con un protocolo que va entre 15 y 20 días. Hay multitud de estudios que han demostrado un retraso en la curación de más de un mes y secuelas post-esguince en muchos casos siguiendo este protocolo de “inmovilizar y esperar”. Los motivos de estas complicaciones son los siguientes:

  • el hematoma y la inflamación producidos por el daño en el ligamento tardarán mucho más en reabsorberse. Necesitamos empezar a movilizar desde los primeros días para evitar el encapsulamiento del líquido.
  • la cicatrización del ligamento será de peor calidad, formándose una amalgama de fibras cicatrizales, y por lo tanto sin elasticidad. Esto conlleva a la aparición de dolor crónico e inestabilidad, con muchas más posibilidades de recidiva.
  • la inmovilización hace que nuestros músculos se atrofien y que perdamos toda la propiocepción, provocando también más posibilidad de inestabilidad y recidiva.

El tratamiento de elección en estos casos será el vendaje funcional durante los primeros días, el cual limita la movilidad hacia la lesión pero no inmoviliza totalmente. Es importante también andar con muletas los primeros días, e ir paulatinamente cargando un poco más según tolerancia. Todo este proceso va acompañado de ejercicios específicos y tratamiento fisioterápico.

En resumen, se debe evitar la inmovilización prolongada si no hay daño óseo, y es importante acudir a tu fisioterapeuta de referencia para una correcta y temprana recuperación.

Y recuerda, ¡el movimiento es vida! Buena salud para tod@s.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Formulario de contacto

Datos de contacto

Avenida de la Arboleda | local 74 | 41940 Tomares (Sevilla)

Teléfono: 955 32 35 02

aljarafisio@gmail.com

Localización

<